jueves, 28 de junio de 2012

Mesita azteca

Me empiezo a quedar sin inventos que compartir. Estoy haciendo algo que tardará un tiempecillo, pero que espero que cause sensación (ejem). El caso es que a no ser que ahora me ponga las pilas, en un par de semanas las entradas del blog se irán distanciando. Veremos qué pasa.

No hace ni un mes que publiqué las mesitas de cartón y poco antes las libretas –que ya autopublicité en la entrada anterior–, pues bien, de la unión de ambas ideas surgió la mesita azteca, bautizada así por Gonzalo, aunque yo seguía con mi obsesión henneosa:


Lo que me gusta y disgusta al mismo tiempo es que se ve que es artesanal gracias a que los cajones son irregulares y a las imperfecciones del diseño –no me digáis que no habéis notado como los círculos se tornan líneas rectas en el cajón inferior–, además de la estabilidad dudosa de las patas, que se ve en la siguiente foto:



Milagrosamente, lleva así desde que la hice, hace ya muchos meses, y no da señales de que se vaya a venir abajo en un futuro próximo. Es mi mesita del teléfono y, desgraciadamente, de las llaves. Digo "desgraciadamente" porque no era su función inicial y se acumulan alrededor del teléfono, cosa que estropea la estética y además nos causa gran incomodidad, ya que cuando se caen al suelo nos hacen saltar del susto porque esperamos que nuestros vecinos histéricos vengan al ataque.

Y con esto y un bizcocho, a ver si apaño la próxima entrada.

jueves, 21 de junio de 2012

Cajas-estantería

Lentamente mi casa va teniendo pinta de hogar y me he propuesto que cada rincón sea adorable. Veremos si lo consigo.

En los últimos días me he decepcionado a mí misma al darme cuenta de que la mayor parte de las cosas que hago son copiadas. Las estanterías de hoy no son una excepción. Hay fotos en internet a patadas, pero esta es mi versión y quería compartirla:


Nótense el detalle de mis libretas abajo a la derecha y de la ruda de la tinaja, que está en las últimas. Toda la gracia que puedo tener para hacer manualidades me falta para las plantas. Estoy pensando en sacarla a la terraza porque ya pasó por una fase así anteriormente y revivió al entrarla, quizás ahora echa de menos el aire fresco. Se va a llevar un buen susto cuando la saque y se dé cuenta de que estamos en invierno a temperaturas de 4º por la mañana.

Y así queda el rincón al completo, con mis plantas, las vivas, incluídas. Toco madera porque esas las tengo desde Navidad, tiempo récord.


Ah, las cajas las conseguí en la frutería de la esquina, me las vendieron a 200$ (pesos chilenos, no dólares), unos 30 céntimos. Me pareció un precio razonable a cambio de conseguir mis ansiadas estanterías. Me llevó un buen rato lijarlas y eso que distan de estar lisas, pero eso fue todo lo que les hice.

No me tengáis en cuenta mi faceta de asesina de vegetales, por favor.

viernes, 15 de junio de 2012

Portavelas de inspiración arábiga

Los portavelas de hoy son de esas cosillas que son tan fáciles de hacer que no te puedes creer que resulten en algo tan llamativo.

Ayer perdiendo el tiempo en Pinspire di con ellos y salí disparada a comprar pintura dimensional (el nombre lo sé ahora, en la tienda pedí "pintura de esa que es como mezclada con cola blanca, una que da volumen y queda como conitos"). El link llevaba a una página china que a mí, obviamente, no me daba ninguna pista sobre la autoría de los originales, así que admito que no son idea mía, pero no os puedo redireccionar.

Los materiales son pintura dimensional, botes de cristal (estos son de potitos Nestlé, en España, o colados Nestlé, en Chile) y unas manos no especialmente habilidosas. Vamos, que a poco que sepas abrocharte los botones, ya es suficiente para pintar estos portavelas.


Y chino chano, puntito a puntito vas formando el dibujo que quieras:


Como veis, las líneas no son precisamente rectas y la cantidad de pintura es totalmente irregular, pero en el conjunto ni se nota y queda la mar de aparente:


Y punto. Nunca mejor dicho. Claramente hay un diseño más bonito que el otro, pongo los dos porque para gustos, los colores. Ahora no tengo ninguna vela que me sirva, pero no puedo esperar a comprarlas porque la entrada ya me quema en las manos y hace días que no subo nada.

¡Espero que os gusten!
 

viernes, 8 de junio de 2012

Colgante minino

Hoy cambiamos un poco de temática. Seguiré con la decoración, por supuesto que sí, pero no quiero que esto se haga monotonto y hasta creo que me lanzaré con alguna receta en el futuro.

Al lío. Si digo que la foto es antigua y que es muy mala, no sorprenderé a nadie, así que no lo voy a decir. Tengo una amiga que es la loca de los gatos (sospecho que todos tenemos una amiga que es la loca de los gatos) y cada cumpleaños me empeño en agravar su estado. Este es uno de los regalos que le hice:


No hay mucha magia: una cadena, dos argollas y un trozo de madera de balsa. Busqué en internet mil fotos y dibujitos de gatos y este fue el ganador. Corté con un cutter (y muchos desastres porque era pequeño, unos 3 o 4 cm, más o menos como se ve en la imagen), lijé y voilà: gato colgante.

Lamento decir que perdió la cola al cabo de poco tiempo. Es lo que pasa por hacerlo en madera de balsa. Claro que no me imagino cortando pino con un cutter.

¡Hasta la próxima!

lunes, 4 de junio de 2012

Mesitas de cartón

Volvemos al cartón, que desde que me mudé hace un año se convirtió en mi material favorito. Algo tuvo que ver que se me juntasen las cajas de la lavadora, nevera y cocina, entre otras. Sin contar las que pedí en el supermercado para hacer la mudanza. Las mesitas de hoy son de esas cajas.


Otra vez más, esto fue un proyecto de hace casi un año y por aquel entonces no pensé que lo estaría contando al mundo, así que tengo una miserable foto del proceso, pero ya es suerte.


Voy a intentar explicarlo:

1. Acorté las cajas porque eran muy largas, les quité la parte de arriba y les hice el espacio para el cajón.

2. Las patas son unos cartones muy (pero que muy muy) duros que venían protegiendo las esquinas de los electrodomésticos; para encajarlas, corté la forma de ángulo que tienen en la base de la caja, las metí y les hice un tope (se ve en la imagen de más arriba).

3. A continuación hice la estructura interior encajando entre sí 6 cartones (con las ranuras y mucho pegamento de contacto), 2 del tamaño de la parte delantera de la caja, con agujero para el cajón incluido, 2 del ancho de la parte de encima del cajón y 2 del ancho de la parte de debajo del cajón. Claramente esto se entiende mejor con la foto, pero es una cuadrícula en dos niveles. Lo estoy empeorando, ¿verdad?

4. Finalmente puse la balda inferior, que le da estabilidad a las patas, y la tapa (son dos cartones, uno que es un marco para apretar toda la caja y el otro que iba pegado a ese).

Esta imagen no es especialmente ilustrativa, pero demuestra que tengo dos mesitas iguales, se ve lo de las patas angulares que decía y cómo me peleé con la tabla de abajo:


El cajón era toda una pieza (como una caja de zapatos, pero hecha en casa) a la que le pegué dos cartones delante para disimular que el espacio era mucho mayor (¿qué pensábais, que era perfecta?). Hice un agujerito con la Dremel y pasé la cuerda para el tirador.


Me he lucido con esta entrada, qué desastre. Pero por más vueltas que le doy, sin fotos no sé cómo explicarlo mejor. Si algún día me lanzo a hacer otra ya lo documentaré debidamente, pero dudo que lo haga porque ya tengo tres mesitas. En cualquier caso, si a alguien le interesa ya me lo hará saber y resuelvo cualquier duda.

Estas las dejé al natural a pesar de las marcas de cinta que tienen y alguna pegatina (se ve en la primera foto, al lado derecho), pero la tercera mesita está decorada y espera una futura entrada para ella sola.

¡Espero que os gusten!