viernes, 15 de junio de 2012

Portavelas de inspiración arábiga

Los portavelas de hoy son de esas cosillas que son tan fáciles de hacer que no te puedes creer que resulten en algo tan llamativo.

Ayer perdiendo el tiempo en Pinspire di con ellos y salí disparada a comprar pintura dimensional (el nombre lo sé ahora, en la tienda pedí "pintura de esa que es como mezclada con cola blanca, una que da volumen y queda como conitos"). El link llevaba a una página china que a mí, obviamente, no me daba ninguna pista sobre la autoría de los originales, así que admito que no son idea mía, pero no os puedo redireccionar.

Los materiales son pintura dimensional, botes de cristal (estos son de potitos Nestlé, en España, o colados Nestlé, en Chile) y unas manos no especialmente habilidosas. Vamos, que a poco que sepas abrocharte los botones, ya es suficiente para pintar estos portavelas.


Y chino chano, puntito a puntito vas formando el dibujo que quieras:


Como veis, las líneas no son precisamente rectas y la cantidad de pintura es totalmente irregular, pero en el conjunto ni se nota y queda la mar de aparente:


Y punto. Nunca mejor dicho. Claramente hay un diseño más bonito que el otro, pongo los dos porque para gustos, los colores. Ahora no tengo ninguna vela que me sirva, pero no puedo esperar a comprarlas porque la entrada ya me quema en las manos y hace días que no subo nada.

¡Espero que os gusten!
 

3 comentarios:

  1. ¡Oh, que vistosos y sencillos de hacer!, me gusta mucho cómo te han quedado y estoy pensando que esto mismo, en unas bombillas viejas, decorarían un árbol de Navidad muy bien.

    Besos,

    ResponderEliminar
  2. Eso es exactamente lo que pensé yo. De tal palo, tal astilla. Cada día me sorprende más cuánto nos parecemos...

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Que bonitos! Que callada se tenía tu madre esta hija tan ocurrente.

    ResponderEliminar

¡Gracias, me das una alegría comentando!