miércoles, 8 de agosto de 2012

Lámpara de cartón I

Casi dos semanas. Supongo que es bueno porque he tenido mucho trabajo pero ahora ya tenía ganas de ponerme y me estoy escaqueando un ratillo.

En esta entrada quería poner el regalo de mi hermano, pero se ha ido de viaje sin abrirlo y me ha hecho la pata polvo. Así que buscando en el baúl de los recuerdos he encontrado lo que le hice el año pasado y aunque las fotos vuelven a ser un poco malas, estoy muy contenta con la lámpara (y él más):



La copié de una tienda de diseño y por supuesto que la original era más perfecta y más sólida, pero no se puede tener todo, lo mío es como una copia china.

No tiene ninguna ciencia. Cogí una caja de cartón de vinos y le corté la silueta de la lámpara. La idea inicial era pintar la caja, pero luego me gustó que se viese que era una caja de vino y los dibujitos que tenía, así que quedó tal cual venía. Como no me decidía entre papel amarillo o blanco (el primero quedaba mal cuando estaba apagada y el segundo daba una luz muy fea cuando estaba encendida), le puse de los dos, uno encima de otro.

Os pongo otra foto un tanto gratuita, pero en la que se ve la lámpara encendida y apagada, que cambia mucho la cosa.


Por suerte o por desgracia, no tengo fotos de la chapuza que hice para aguantar la bombilla. Era una maraña de alambres que atravesaba el casquillo para sujetarlo; como era un poco endeble, para poner la bombilla con comodidad aproveché una puertecilla que había detrás de la caja (en realidad es la parte delantera y esas aberturas son para que se vean las etiquetas de los vinos).


También se ve en esa foto que hice un agujerito en una esquinita para pasar el cable. Y eso sería todo respecto a la lámpara.

Como soy perfeccionista y detallista hasta decir basta (aunque a veces me tengo que rendir ante la evidencia y aceptar que disto mucho de la perfección, como pasó con los alambres), no me conformé con eso y en un insulto a la inteligencia de mi hermano, y más que nada para hacer el chiste, le hice unas instrucciones de uso copiando las de una famosa tienda que espero que reconozcáis:


Sí, en el punto 2 se me olvidó la mano y está atravesada, ya he admitido que no soy perfecta.

¡Espero que os guste!

6 comentarios:

  1. ¡Esta lámpara es fantástica! Y las instrucciones son el toque de gracia. Ya te lo dijimos, nos gusta mucho mucho :)

    ResponderEliminar
  2. Conforme iba leyendo pensaba que sólo le faltaban las instrucciones, jajaja y al acabar... voilà. Es fantástica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Pero las instrucciones no son para hacer la lámpara... Es lo que pasa cuando reciclo fotos antiguas, que no tenía el chip de blog todavía.

      Eliminar
  3. ¿Qué te voy a decir?, ya sabes que me encanta (lo mismo que a su propietario) y las instrucciones de montaje son la guinda que faltaba.

    Besitos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que yo no sé qué me gusta más, si la lámpara o las instrucciones. Estoy deseando poder reutilizar la idea de las instrucciones para algo.

      Eliminar

¡Gracias, me das una alegría comentando!