viernes, 26 de abril de 2013

Mesa de neumáticos (y llanta)

Entrada fugaz. Esta no es idea mía, pero como estaba en mi casa, me la apropio.



No todo el mundo tendrá acceso a una llanta, pero a un par de neumáticos sí... Un vidrio redondo hecho a medida, unas gomas para que no se resbale y ¡tachán! una mesa de centro genial.

¡Feliz fin de semana!
 

miércoles, 17 de abril de 2013

Cabezal de cartón

Otra cosa muy antigua que no sé por qué no había publicado antes.

Por desgracia, nunca le pude hacer una foto en su lugar y Carla se cambió de habitación y pronto quedó obsoleto (por espacio), pero espero que sirva esta imagen:


Fue al principio de mi fiebre cartonera (que ya se me pasó, más o menos) y lo empecé con mucha ilusión, pero al acabar de recortar la primera curva con el cúter, ya casi tenía ampollas en las manos y estaba hasta el gorro. Por suerte tenía deadline (el cumpleaños de Carla) y no fue un proyecto abandonado a medio camino. Lo que sí me vi incapaz de acabar fue la parte de abajo que, como veréis, está interminada. En mi defensa he de decir que también fue porque pensé que le daría un pelín de estabilidad y porque prácticamente no se iba a ver con el colchón.

La entrega fue muy divertida: para empezar, crucé medio Santiago en metro con este armatoste, pasando bastante vergüenza. La gente me miraba con mucha curiosidad pero poca simpatía (y eso que no fui en hora punta) y un niño de unos tres años se lanzó contra él con todas sus fuerzas e intentó arrancarle las bolitas, no sé cómo lo salvé. Finalmente, las pasé canutas para subirlo por la escalera y esconderlo en una bañera sin que se me doblase ninguna esquina. La recompensa es que a Carla le gustó y que se partió cuando tuvo que buscarlo en el baño.

Me estoy planteando hacerme uno para mi habitación.



lunes, 8 de abril de 2013

Caja de té

Hoy una breve, que os voy a aburrir.

Después de tener aparcada durante meses esta cajita para tés de cartón (parece contrachapado de madera, en Chile se llama cholguán), por fin la pinté:

 

Y otra vez jugué con las capas: una pasada de acrílico marrón, un par de capas de blanco y prou. Lo hice con una brocha pequeña y al principio no estaba muy convencida de que se viesen las marcas de los pelos, pero me acabó gustando mucho. Las manchas que se ven las conseguí mezclando el blanco con marrón y ocre sin diluirlo del todo. Al final lijé un poco los bordes.

El diseño de las flores no es mío, ojalá, es copiado de William Morris. Ya me gustaría a mí dibujar algo parecido a lo que él hacía.

¡Hasta la próxima semana!

lunes, 1 de abril de 2013

Mesa de periódicos

Pues continúo con mi ya antiguo comedor. Vamos a por la mesa de periódicos. En mi cabeza era para una esquinita pintoresca con una lámpara monona y/o una plantita, pero luego resultó que trasladamos la tele al comedor y la Play no se podía quedar en el suelo, así que ahí acabó mi mesita:


Y estos son los ingredientes: un montón de periódicos viejos (¡muchos! Para esta mesita, que hace unos 50 cm, habrá más de cuarenta diarios), un par de tablas (a las que les hicimos cuatro agujeros teniendo en cuenta el ancho del periódico) y una cuerda muy resistente.

Pusimos la tabla de debajo con las cuerdas ya pasadas en el suelo y apilamos los diarios lo más pulcramente que pudimos, uno del derecho y otro del revés, para que no abultasen por un lado;  luego pusimos la tabla de encima, pasamos las cuerdas y yo me senté encima para que Gonzalo, a base de fuerza bruta, las tensase todo lo posible.

Y ya está. En teoría la íbamos a ir alimentando de periódicos para que ganase altura (fue decepcionante cuando vimos lo bajita que quedaba a pesar de las montañas de papel acumuladas), pero se quedó así. No tengo ninguna foto decente, así que os cuelo esta, con encuadre pésimo y hecha con el móvil, para que veáis el conjunto. No preguntéis por la llanta, que es mi próxima entrada. Para los cables también tenía un plan: dado que no se me ocurría cómo ocultarlos, pensé en realzarlos, pintándolos de colores o poniéndoles unos muñequitos escaladores o algo así. Otra idea que no se concretó...

¡Que tengáis una buena semana!